¿Qué es la logística inversa?

¿Qué tienen en común el restaurante que devuelve los cascos vacíos de cerveza al fabricante, el taller que cambia sus neumáticos usados por otros nuevos y la tienda de teléfonos móviles que le ofrece un descuento a cambio de su antiguo terminal?

La respuesta es que en todos lo casos se están llevando a cabo procesos de logística inversa: la devolución de productos, o partes de ellos que son devueltos al fabricante por parte del cliente o distribuidor.

De una manera sencilla, podríamos definir la logística inversa como el conjunto de procesos, actividades y medidas que lleva a cabo un fabricante para garantizar el retorno de materiales y productos desde el punto de venta o consumo.

De todos los procesos, procedimientos y de la introducción de una legislación medioambiental exigente, surge la logística inversa o reversa, entendida como la renovación, reciclaje y recogida de productos, envases y embalajes para minimizar el impacto en el medio ambiente. Generalmente estos materiales pueden ser:

  • Productos sin usar.
  • Productos usados u obsoletos.
  • Embalajes de transporte y almacenaje (contenedores, botellas, bidones, cajas…)
  • Residuos o piezas usadas

La globalización económica, la reglamentación y estandarización en la industria, el desarrollo de infraestructuras, los avances tecnológicos y la sostenibilidad, obligan a las empresas a replantear la forma de hacer negocio, así como a buscar nuevos enfoques para mantener y ampliar su presencia en el mercado.

La gestión eficiente de los flujos inversos se ha convertido en una ventaja competitiva para las empresas logísticas, puesto que al minimizar este proceso se obtienen mejores resultados en toda la cadena de abastecimiento.

Razones para aplicar la logística inversa:

  • Cumplimiento de la legislación ambiental
  • Beneficios económicos: disminución en los costos de producción, ahorros en compra de materias primas, etc.
  • Recuperación de materias primas difíciles de conseguir
  • Servicio al cliente y garantías
  • Responsabilidad social
  • Ventaja competitiva

En definitiva, la logística inversa permite a las empresas mantener una relación más estrecha con los distribuidores y clientes, favorecer la imagen de marca al reducir el impacto medioambiental y, sobre todo, cumplir con la legislación oportuna. Es por ello que algunas empresas pueden ofrecer servicios logísticos integrados óptimos a un menor coste.

Por todo ello, algunas organizaciones como la empresa de servicios logísticos y de transporte Stock Logistic, desde su departamento de Gestión de Logística Integral, apoyan el reciclaje y la renovación, de manera que tratan de explotar al máximo sus ventajas competitivas y reducir costes de producción.

¿Quieres comentar algo?

¿Tienes alguna pregunta sobre el artículo? ¿Te gustaría aportar información sobre el artículo? ¿O simplemente te gustaría darnos tu opinión? ¡Por favor, siéntete libre de decir lo que piensas!

Recuerda ser respetuoso con el resto de participantes siempre. Tu dirección email no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.