El trincaje en el sector del transporte

El trincaje se conoce como la acción necesaria de sujetar, inmovilizando firmemente mediante los materiales o elementos requeridos, contenedores, cajas, palets, maquinaria y, en general, todo tipo de mercancías que sean transportadas con medios marítimos, terrestres o aéreos.

La finalidad del trincaje es prevenir y evitar posibles daños por golpes, rozaduras, desplazamientos o vuelcos en su contenido o en el medio de transporte, por lo que, además, mejora la seguridad durante el proceso de transporte. Una mala colocación de una mercancía puede ocasionar golpes, desplazamientos o vuelcos produciendo daños e incluso accidentes con riesgo para las personas y el medio ambiente.

En Stock Logistics llevamos más de 30 años dedicándonos a la logística y ofrecemos soluciones a medida adaptadas a las características particulares de cada sector industrial. De esta manera, por norma general, toda operación de carga o estiba en un medio de transporte (buque, camión o avión) siempre tiene que ir unida a la de trincaje, excepto cuando la característica de la carga o del medio de transporte facilite una total ocupación del espacio y no permita que queden huecos libres. Este supuesto tan sólo se produce ocasionalmente, de ahí la necesidad de las operaciones de este tipo como un complemento necesario a una operación logística.

Estudio de la carga

Para efectuar un trincaje correctamente es imprescindible realizar un estudio de la carga o mercancía a inmovilizar, saber el lugar donde se inmovilizara, el tipo de transporte que se va a realizar (marítimo, terrestre…) y cuál es la normativa a aplicar. Los principales factores que hay que tener en cuenta para definir el tipo de sujeción son:

  • Las dimensiones de la carga.
  • Los valores de aceleración.
  • El ángulo de amarre.
  • Los factores de fricción.

Tipos de trincaje

Según explican algunos expertos los principales tipos son:

  • Aquellos que ofrecen soluciones a medida y cubren las necesidades de transporte globales, tanto si se trata de cargas dinámicas –por ejemplo del ámbito náutico-, productos químicos peligrosos o artefactos frágiles.
  • Trincajes que se basan en flejes flexibles no metálicos. Existen con una amplia gama de anchuras y resistencias.
  • Sistemas de trincaje textiles que usan cintas tejidas de poliéster.

Seguro del transporte

Además de la importancia que este proceso tiene para que las mercancías lleguen correctamente a destino, hay que saber que el seguro del transporte -y las normativas vigentes a nivel aéreo, terrestre y marítimo- reflejan, entre otros motivos, que se puede rechazar un siniestro o no admitir mercancías en tránsito por falta de trincaje o insuficiencia del mismo.

Por otro lado, es el cargador quién tiene la responsabilidad de estibar y sujetar adecuadamente la carga, salvo que dichas operaciones hayan sido expresamente contratadas al operador logístico. También el cargador debe preparar las mercancías en envases y embalajes adecuados para el modo de transporte y el medio de transporte que se vayan a utilizar. Precisamente, este punto, el embalaje, es otro de los aspectos clave para que una mercancía llegue intacta a su destino.

¿Quieres comentar algo?

¿Tienes alguna pregunta sobre el artículo? ¿Te gustaría aportar información sobre el artículo? ¿O simplemente te gustaría darnos tu opinión? ¡Por favor, siéntete libre de decir lo que piensas!

Recuerda ser respetuoso con el resto de participantes siempre. Tu dirección email no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.